jueves, 6 de octubre de 2011

Liverpool Department Store: Rojkind Arquitectos


Arquitectos: Rojkind Arquitectos
Michel Rojkind [Socio Fundador] Gerardo Salinas [Socio]

Programa: Retail
Superficie Construida: 30,000 m2
Estado: En Construcción
Fecha de Diseño: Julio- Diciembre 2010
Fecha de Construcción: Marzo – Octubre 2011
Locación: México DF, México
Cliente: Liverpool
Renders: Axel Fridman

Una de las tiendas por departamentos más grandes de México, Liverpool, le ha encargado a Rojkind Arquitectos diseñar la fachada para una de sus dependencias. Ésta alcanza los 30.000 m2 y se sitúa a las afueras de Ciudad de México. La compañía confío en Rojkind Arquitectos para que a través de la fachada poder refrescar la imagen de la empresa.

Se ubica en una zona estratégica en la zona norte del suburbio de Interlomas, a las afueras de México DF. Este suburbio relativemente nuevo se caracteriza por la falta de espacios públicos abiertos y por un sinfín de carreteras en las que los peatones no son bien recibidos.


La nueva fachada responde al acelerado ritmo de vida en este aislado barrio, asentándose en medio de una congestionada intersección de carreteras y puentes. Dentro de una huella circular preexistente, la velocidad se convirtió en un factor muy importante en la forma en que se experimenta el proyecto. Flexibilidad, fluidez y dinamismo impulsó claramente el proceso de diseño.

La fachada de doble capa da refugio a los usuarios del caótico entorno. Además, el elegante acero inoxidable que cubre exteriormente, se transforma reflejando el pasar del día. Una contradicción al polvo y el caos de su entorno, una yuxtaposición que se convierte en un nuevo referente para esta parte de la ciudad.


Por la noche el espacio entre ambas capas de la fachada se baña de luz, la que sultilmente se escapa a través de los relieves de la piel exterior. Así la piel se transforma desde su monocromática apariencia de día a la dinámica forma acentuada por la luz.

En los primeros acercamientos fue evidente la necesidad de mantener el espacio interior central como reflejo del dinamismo exterior, de esta manera el cliente mantuvo a Rojkind Arquitectos para el diseño también de este espacio. Así, al acceder a la tienda se encuentra un atrio de tres pisos lleno de movimiento y luz, animando a moverse a través del espacio.

Como parte de este nuevo esfuerzo por parte del cliente, múltiples empresas de diseño fueron seleccionados para participar en las distintas partes del proyecto: los interiores fueron realizados por FRCH, el jardín de la azotea por Thomas Balsley y el espacio gourmet por JHP.

El vacío central, abalconado y retroiluminado intenta recordar la fluidez de la fachada exterior, pero a una escala más humana en contraposición con la escala urbana del exterior. Este juego entre el interior y el exterior está destinado a crear un sentido de descubrimiento para el usuario y que culmina en la terraza de la azotea, lugar abierto a toda la comunidad circundante local, mejorando así la función social que la tienda reproduce.

“La complejidad del proyecto, junto con un calendario muy apretado y una difícil condición del entorno urbano, requiere la combinación de un equipo de diseño altamente cualificados y colaboradores en el que la interconexión y las herramientas de diseño digital han transformado radicalmente la manera en que diseñamos y construimos los edificios de hoy.”

lunes, 19 de septiembre de 2011

Arquitectura mexicana, estilo que da vida a la construcción de color

¿Ha pensado alguna vez en cómo transportar los pintorescos pueblos de Oaxaca y gozar de la armonía arquitectónica que sólo este tipo de construcción puede dar? Si esa pregunta ha saltado en más de una ocasión a su mente, es importante que conozca lo que la arquitectura mexicana contemporánea le ofrece.

Objetos con motivos nacionalistas, grandes vigas de madera, muros en colores vibrantes y espacios distribuidos de tal manera que hacen lucir cada rincón, son algunos de los elementos que han dado pie a un estilo muy mexicano y con un auge impresionante entre los amantes de la patria.

¿Cómo olvidar los inmuebles que aparecían en las películas de Pedro Infante y Sara García? Imágenes como esta permiten darse una idea de qué influenció aquello que ahora se aprecia en la ciudad.

Este tipo de arquitectura retoma lo mexicano, pero con un plus que moderniza el estilo y difumina la sobriedad de aquellas grandes haciendas con pisos de barro, muebles de madera y paredes hechas con bloques de adobe que ostentaban un color caqui como base de la decoración. Lo anterior sirvió de inspiración para inundar de alegría y buen gusto lo que durante mucho tiempo fue el común denominador de las casas de un pueblito.

Aquello que distingue a la arquitectura mexicana contemporánea son los muros enormes que resguardan las casas, los colores alegres como el rosa mexicano o el rojo, los grandes techos con vigas de madera, así como elementos naturales (rocas por ejemplo), sin olvidar el empleo de las fuentes en los jardines que dan una sensación de tranquilidad y de movimiento al mismo tiempo.

Bajo estos antecedentes nace este estilo, ¿los responsables? Luis Barragán y Ricardo Legorreta. Una mancuerna que forjó e impulsó la arquitectura mexicana y la llevo tanto a la internacionalización como a ser uno de los estilos más socorridos de los últimos tiempos en nuestro país.


Barragán: el padre

La arquitectura de Barragán puede ser vista como un destilado de las proporciones y detalles de los viejos conventos coloniales, monasterios y haciendas mexicanas. Para Barragán la arquitectura, además de ser espacial, también es musical, lo cual logra a través de un elemento básico: el agua. Es esta la razón principal del uso de fuentes en los jardines, pues trata de alimentar el alma a través del sonido y la tranquilidad que ofrece el correr del agua en un surtidor, sin importar su forma .


 







Legorreta: el hijo

Para Ricardo Legorreta este tipo de arquitectura es sumamente expresiva, e intenta resaltar esto en cada plano que diseña. Por supuesto, lo logra a través de la exhaltación de los muros , (que para él son el elemento más importante ), dicha preeminencia tal vez se puede apreciar desde los grandes muralistas como Diego Rivera o Siqueiros, quienes plasmaron sus más grandes creaciones en inmensas paredes.


Barragán y Legorreta, ¡muy mexicanos!

Al igual que Legorreta, para Barragán también los muros juegan un papel importante, pues en México son uno de los elementos más antiguos y predominantes, ya que suelen utilizarse de manera más vigorosa y expresiva que en otros lugares, ya sea para sugerir solidez, drama, paz o luz.

Con los muros se puede dar espacialidad al sitio, crear la atmósfera adecuada para cada rincón y destacar estéticamente los rasgos más representativos de cualquier construcción. Además, son el hilo conductor del color y la armonía, pues ahí se plasmarán las emociones y, por qué no, el sello de cada uno.

El color es un aspecto imperativo al hablar de Ricardo Legorreta o Luis Barragán. La paleta de colores se basa en los rojos, azules, rosas, morados y amarillos.


¿Inteligencia en cada trazo?

Algo importante de resaltar es que por tratarse de una manera por demás planeada para construir y ofrecer comodidad, también piensa y le da un lugar importante a la luz, pues considera que puede brindar un juego interesante entre los colores que visten a los muros y los rayos del sol que, día a día, penetran por los tragaluces que custodian los techos de la casa.

Al igual que la luz, la geometría juega un papel determinante en la manera de diseñar un espacio de carácter mexicano, pues debe existir armonía entre cada trazo para así otorgar comfort en cada lugar.


¿Cuánto durará?


El futuro de este tipo de arquitectura y decoración a últimas fechas ha preocupado a los adictos nacionalistas, pues al ver el mercado invadido por el minimalismo, por la idea de que menos es más, y por la falta de color, todo hace pensar que la arquitectura mexicana contemporánea quizá termine pronto, pues existen situaciones en las que la moda y la mercadotecnia superan con creces al gusto, comodidad y funcionalidad que ofrece esta tan mexicana forma de edificar.

Es importante dejar claro que, independientemente de que esta arquitectura sea considerada como una corriente, es una manera de conservar las raíces y costumbres que tiene nuestro México y que, aunque no se trate del mismo estilo revolucionario ni arcaico, sí preserva la esencia. Por esto y muchas cosas más, ¡viva lo contemporáneo de lo mexicano! 

CONSTRUCCIONES CON EL ESTILO MEXICANO CONTEMPORÁNEO Centro Nacional de las Artes Hotel Camino Real, Ciudad de México Corporativo de Televisa Santa Fe Escuela de Artes Plásticas Catedral de Managua Torres de Satélit.